Medidas preventivas derivadas del COVID-19 ➞

Está a punto de concluir tu jornada laboral y de pronto te das cuenta de que no terminaste todos los pendientes, por lo que deberás salir tarde de la oficina o llevarte trabajo a casa, dejándote agotado, de malas y odiando tu empleo en poco tiempo… ¿Te ha pasado?

Ser eficiente en la oficina no es tan sencillo como parece. Entre las muchas tareas urgentes que surgen durante el día, así como las ya acumuladas, es necesario que establezcas un plan para hacerle frente a todo tu trabajo, sin estresarte en el intento.

Por ello, te damos unos tips infalibles que te ayudarán a terminar a tiempo tus actividades y hasta puedas dar un extra, sin que acabes todo solamente por “cumplir”.

1. Escribe todos tus pendientes del día

Ya sea en la computadora, un Post-it, la agenda, donde sea, pero anota todas y cada una de las tareas que debes cumplir ese día, incluyendo las que tengas acumuladas. Esto te permitirá saber cuánto tiempo necesitas para desahogar tu lista de pendientes.

2. Establece qué es más importante

Sí, en el trabajo de oficina pareciera que todo es “para ayer”, pero pon en una balanza qué es más importante entregar, qué puede esperar para la tarde e incluso cuáles son las tareas que podrían entregarse en días posteriores. Solo así podrás ir descartando lo que tiene mayor prioridad.

3. Ponte un límite de tiempo

A veces, algunas actividades son demasiado agotadoras, pero seguramente ya tienes una idea del tiempo que tardas en resolverlas sin bloquearte en el intento. Delimita más o menos cuántas horas puedes laborar siendo cien por ciento productivo y date un descanso, si el pendiente abarca más de ese lapso, para que termines en lo establecido. Si intentas hacerlo más rápido o no eres honesto con tus tiempos, te verás cansado a media tarea y perderás tiempo valioso.