Medidas preventivas derivadas del COVID-19 ➞

Escuchar música en las oficinas se ha hecho una práctica común, esta apertura se debe a que las empresas han visto favorecida su productividad. Según una encuesta realizada por TotalJobs en 2016, el 79% de los empleados aumenta su productividad personal al escuchar música y el 59% menciona que es beneficioso también para su bienestar mental.  

Claro que el nivel de estimulación que genera la música en una persona puede variar dependiendo de si es extrovertida o introvertida, ya que las primeras necesitan un mayor impulso para alcanzar su máximo rendimiento. 

Además del aumento en la productividad, también genera una mayor iniciativa. 

Otros aspectos que pueden mejorar al escuchar música en el trabajo son: 

  • La concentración; esto ocurre porque es una manera de “ahogar” el ruido externo. La música clásica es considerada como el mejor género para ello. 
  • Estimula la imaginación; esto es más que ideal para el trabajo creativo, nutre la imaginación, mejora el aprendizaje y la cognición. 
  • Motiva; escuchar música en la oficina es una manera eficiente de hacer frente a las asignaciones y retos que pueden complicarse. Esto se debe a que nos hace sentir capaces de cualquier cosa, ayudándonos a ser más dinámicos, resolutivos y proactivos. 
  • Mejora el estado de ánimo; aunque nos presentemos a trabajar con el mejor de los ánimos, nunca faltan las circunstancias que nos desaniman, incluso antes de terminar el primer café del día. La música es un estupendo generador de dopamina en el cerebro, este es el neurotransmisor más importante del Sistema Nervioso Central y nos ayuda a regular las funciones motoras, la afectividad y emotividad, entre otras funciones.  
  • Ayuda a retener información; mejora las capacidades cognitivas y mejora el proceso de recepción de información. 

¡No lo pienses más! Pon play a tu playlist favorita y disfruta de todos los beneficios que te brinda escuchar música en el trabajo.